Cosas que aprendí de mi pastor
 
 
VII.- OVEJAS ENGENDRAN OVEJAS (Juan 15:16)
Todo el movimiento de Calvary Chapel empezó con Chuck y Kay Smith que se sentaron cerca de la playa Huntington orando juntos fervientemente por la gente joven perdida que los rodeaba. Si nosotros estamos caminando con el Señor, es esencial que tengamos un corazón dolido por los extraviados, un profundo, quemante e insaciable deseo de ver misiones por todo el globo terráqueo y como se convierten los que se están perdiendo. Nuestro celo por evangelizar debería de ser profundo. Nuestras congregaciones deben tener la visión de alcanzar a aquellos que se pierden, e involucrarse directamente en el trabajo misionero y evangelístico.
Tengamos cuidado, sin embargo, de los programas engañosos de misión y evangelismo. Como pastores, nuestra primordial responsabilidad es alimentar al rebaño –los cristianos- de manera que ellos puedan hacer el trabajo del ministerio (Ver Efesios 4). Si estamos alimentando al rebaño con la Palabra de Dios, entonces el rebaño estará saludable. Y ovejas sanas se reproducirán automáticamente y naturalmente sin las artífices ayudas de ciertos programas. Ovejas saludables comparten su fe, tienen carga por la misión, buscan al perdido. No tenemos que empujarles, ellos van. Alimenta al rebaño y se reproducirá.
Programas misioneros, de naturaleza evangelística y de ayuda social son necesarios, pero son producto secundario, son el futuro de una enseñanza bíblica sólida. Nunca encontrarás la paz persiguiéndola, la paz sólo se encuentra en Jesús, encuéntrale a Él y por consecuencia tendrás lapaz. De igual forma, nunca podrás levantar programas misioneros buscando hacerlos tú directamente (no al menos en los que Dios esté presente). Alimenta a su pueblo, y las misiones serán parte del futuro.
¿Y por donde empezar? Orando. Únase para orar por los que se están perdiendo. Busca el rostro de Dios para que Él te recompense con almas.
 
 
          
 VIII.- SE SUMISO Y FIEL (Tito 3)
Los hombres que Dios levantó para ayudar a Moisés le dieron la mejor ayuda cuando estuvieron a su lado y le detuvieron sus brazos. Esta es nuestra responsabilidad con aquellos que Dios ha puesto sobre nosotros. Aquí en el Colegio Bíblico y Centro de Conferencias de Calvary Chapel, es mi llamado, mi responsabilidad, mi deber, ayudar a mi pastor. Chuck Smith es el director de este ministerio. Mi trabajo es facilitar su tarea, hacer su trabajo más ligero, sostener sus brazos y ayudarle en cualquier forma que lo necesite.
Mi trabajo es orar por mi pastor diariamente, animarle si es posible, informarle de todo para que sepa que es lo que está pasando, de manera que no se sorprenda por nada, darle datos y opiniones, ayudarle. El pastor Chuck no quiere ni necesita un hombre que siempre diga si. Pero por otro lado tampoco necesita vaqueros independientes que busquen levantar su propio reino.
Dios ha establecido a alguien sobre ti. Sométete a Él, ámale, ora por él, ayúdale; sobretodo, sé siempre fiel. Nunca traiciones a aquellos con quienes ministras. Nunca hables mal o critiques en público, nunca chismees.
Si hay algo con lo cual no puedas estar de acuerdo en el ministerio, calladamente déjalo. Nunca trates de levantar tu propio ministerio sobre los cimientos construidos por otro hombre. No toques al ungido de Dios. Si él está equivocado, Dios tratará con él; ¿quiénes somos nosotros para criticar al siervo ajeno?.
Nunca causes contienda o división. Ayuda, alienta, sométete, aligera cargas. No trates de ser una estrella. Sirve a Dios sirviendo al hombre bajo quien Dios te ha puesto. Si yo estoy haciendo mi trabajo bien, el pastor Chuck nunca tendrá que preocuparse por esta parte del ministerio, porque sabrá que está caminando tal como  caminaría si él tuviera tiempo de estar aquí y hacerlo personalmente. La única razón de que me haya solicitado, es porque él no tiene tiempo de hacerlo todo. Si pudiera, él lo haría. Este es su ministerio, yo necesito llevarlo tal como él lo haría.
He escuchado que la gente dice que el pastor Chuck es muy estricto. Déjenme decirles que esto no es cierto. Si tú tienes corazón para la gente de Dios, eres un siervo; y si estás deseoso de poner un esfuerzo sincero en el servicio, no tendrás ningún problema con el pastor Chuck Smith.
 
 
       
 IX.- HACER ÉNFASIS EN LO QUE DIOS HA HECHO POR NOSOTROS, Y NO EN LO QUE NOSOTROS PODAMOS HACER PARA DIOS (Romanos 8)
La Gracia, un regalo inmerecido de Dios para aquellos que merecían lo contrario, es el corazón del Evangelio. Es la Gracia lo que debemos enseñar, y es la Gracia lo que debemos vivir en el ministerio. Muchos pastores continuamente enfatizan lo que la gente debe hacer para Dios –dar más dinero, orar más, estudiar más-. El ministerio del pastor Chuck destaca más lo que Dios ya ha hecho por nosotros; Jesús nos ama, Él murió por nosotros, Él resucitó, Él ascendió a la diestra del Padre donde por siempre vive e intercede por nosotros, Él ora por nosotros diariamente, sus pensamientos para con nosotros son continuamente pensamientos de amor y bendición, Él nos ha perdonado de todos nuestros pecados, Él está siempre con  nosotros para ayudarnos y guiarnos, Él nos ha dado  de su poder con su Santo Espíritu, Él está preparando una morada eterna para nosotros.
Enseña a la gente lo que Dios ya ha hecho por ellos, y sus corazones se derramarán de amor y gratitud; gratitud que se manifestará en amar el servicio y ser devotos en la oración.
Guía a tu gente a que pase por sobre ti hacia los brazos de Jesús. Ellos lo necesitan a Él, no a tí. En una ocasión en el ministerio, llegué a agobiarme con tanta carga de consejería, que después me di cuenta de que estaba enseñando a la gente a descansar en mi, en lugar de Dios. Me arrepentí de ese pecado, y empecé a hacer énfasis en su amorosa gracia, permitiéndoles entonces ver a Jesús claramente.
Ver a Jesús claramente debería ser la meta de cada servicio, cada estudio, cada reunión. Nuestra meta en el Colegio Bíblico de Calvary Chapel es que cada hombre y mujer conozca mejor a Jesús al terminar, que cuando empezaron. Nuestra meta para el Centro de Conferencias es que cada persona que asista, conozca a Jesús más cuando baje de esta montaña que cuando subió. Queremos que cada estudiante, cada asistente a los retiros, cada inquilino, cada visitante, vea a Jesús claramente brillando a través de nosotros, que conozca de su amor y gracia, y que cada día le conozca mejor.
        
 
 
  X.- ALIMENTAR, NO GOLPEAR A LAS OVEJAS (Juan 21:15-19)
Cuando empezaba como pastor, acostumbraba a pensar que Jesús dijo: “Pedro, si me amas, golpea a mis ovejas”. Y hacía un buen trabajo. Reprendía por todo a todos desde el púlpito con el fuego de algún profeta del Antiguo Testamento. Y a la gente le gustaba. Estaban tan acostumbrados a ser maltratados que pensaban que no eran espirituales si no salían de la iglesia sintiéndose miserables.
A Moisés no se le permitió que entrara a la tierra prometida porque mal-representó a Dios. Dio a su pueblo la impresión de que Dios estaba enojado con ellos cuando no lo estaba. Moisés golpeó con enojo la roca, y por lo tanto, nunca probó una sola uva en Canaán.
Debemos ser muy cuidadosos de no desvirtuar la imagen de Dios. Él no está enojado con su pueblo, y si nosotros lo estamos, debemos entonces ponernos en contacto con el Señor otra vez.
Hay que alimentar al pueblo de Dios. Enseñarles su Palabra, hablarles la verdad en amor, compartir la verdad pura de su Palabra en amor.
Como pastor joven que era, a menudo predicaba a aquellos que no se encontraban. Si cuatro personas acudían a un servicio entre semana, yo vociferaba y desvariaba (con plenitud de textos) acerca de la diligencia y el compromiso. Y hablaba a aquellos que no estaban, y no a las cuatro ovejas fieles que habían acudido. El pastor Chuck me enseñó que me olvidara de aquellos que no estaban y alimentara amorosamente a aquellos que si acudían. Fue entonces cuando el ministerio empezó a crecer.
Guarda tu corazón, vigila tu motivo. El único y legítimo motivo es el amor. Esta es la razón por la cual enseñamos, por lo que predicamos, por lo que adoramos, por lo que servimos.
Si tu amas a Jesús, alimenta su rebaño.
  
XI.- PRESENTA LA PALABRA DE DIOS DE MANERA AMOROSA,  TRANQUILA Y RELEVANTE (Juan 15 y Jeremías 3:15)
Yo crecí escuchando predicaciones que más bien o me hacían dormir o me insultaban. Me hacían dormir porque sus mensajes no eran de importancia para mi vida. Me ofendían porque hacían crecer mi culpabilidad sin mostrarme el amor y  libertad en Cristo.
“Línea por línea” es la manera en que Dios habla a su pueblo.Los sermones por temas son una dieta esporádica y desbalanceada. El rebaño no crece bien con sermones por tópicos. El pastor Chuck nos ha enseñado que alimentemos al rebaño –línea por línea, versículo por versículo a través de los libros de la Biblia- haciéndolo así, nos mantenemos en balance. No nos concentramos solamente en las doctrinas que nos gustan, cubrimos todo el consejo de Dios. El pueblo se alimenta, crece, produce fruto para gloria de Dios. Dios está buscando pastores que alimenten a su pueblo, quienes enseñen versículo por versículo lo que dice la Biblia sin agregar algo.
Mantente actualizado en asuntos políticos. Da estudios de relevancia, esparce a través de los estudios de la Biblia información profética de política, problemas sociales, evidencias de la creación, etc. Lee revistas y periódicos, informate.
Presenta la palabra de Dios en una manera tranquila, donde todos se sientan bien recibidos, inclusive aquellos de diferentes iglesias o distintas edades. No es secreto porqué muchos de nosotros –hippies- llegamos a Calvary Chapel; porque fue el único lugar que nos aceptó tal y como éramos. Ellos nos aceptaron y nosotros aceptamos a Jesús. Alguien recientemente me escribió una carta diciendo que pensaron que era vergüenza que Calvary Chapel hubiera bajado sus estándares al dejarme entrar. Bendito Dios. Este ministerio aún esta bajando en sus estándares al permitir que pecadores de todo tipo entren y sean salvos por su gracia.
Mientras que creíamos en la informalidad para adorar, igual de importante era mantener nuestros servicios con respeto, hacer cosas decentemente y en orden, y con dignidad. Dependiendo de la comunidad en la cual vives, esto podría implicar inclusive usar saco y corbata los domingos por la mañana ¡Chuck lo hace!.