Historia y Filosofía de Calvary Chapel

Mientras construíamos nuestro santuario nuevo, tuvimos que modificar los planos arquitectónicos tres veces para agrandarlo. Crecíamos tan rápidamente que el arquitecto no alcanzaba a completar un juego de planos cuando la cantidad de personas en la iglesia ya excedía la capacidad del santuario. Cuando por fin abrimos las puertas, tuvimos que empezar con dos servicios dominicales matutinos. Esto sólo duró por dos semanas, pues tuvimos que agregar un servicio más.

Entonces al crecer y cubrir Jerusalén, nos empezamos a extender a Judea. Mi hijo Chuck Jr., junto con Greg Laurie, Jeff Johnson, Mike McIntosh, Raúl Ries y Jon Courson iniciaron estudios Bíblicos y congregaciones en toda California.

De Judea nos extendimos a Samaria, al establecer otras iglesias de Calvary Chapel en Washington, Oregon, Florida, Kansas, Nueva York, Pennsylvania, Illinois, Nuevo México y Washington D.C. Ahora ya estamos en las partes más remotas de la tierra: Inglaterra, Hungría, Yugoslavia, Checoslovaquia, Alemania, Suiza, Japón, Singapur, Hong Kong, Taiwan, Filipinas, Tailandia, India, Egipto, Uganda, México, Colombia, Perú, Chile, San Salvador, Guatemala y otros lugares.

Si acaso el Señor retrasa su venida, ¿Continuaremos viendo este tipo de crecimiento explosivo? Esto puede suceder si permanecemos tranquilos y dejamos que el Espíritu Santo nos dirija. Permita que el Espíritu se mueva, no trate de organizar demasiado las cosas, deje que Dios se encargue de eso. Solamente enseñe la Palabra de Dios, motive a la gente a tener una relación amorosa con Jesucristo y unos con otros, celebrando la comunión (santa cena) con ellos.

Cuando Dios estableció la nación de Israel, la forma de gobierno que impuso fue una Teocracia; es decir, debían ser regidos por Dios. No debían ser como otras naciones que tenían un rey que las gobernara. Debía ser una nación distinta por el hecho de ser regida por Dios. El día triste en su historia fue cuando el pueblo vino a Samuel y le dijo: “Queremos tener un rey sobre nosotros como las otras naciones”. Dios estableció a la nación de Israel como teocrática, pero llamó a Moisés para que fuera su líder terrenal. Dios guió al pueblo por medio de Moisés. Dios eligió a Moisés como instrumento para guiar a la gente, y la gente así lo reconoció. Cuando la situación se tornó difícil para Moisés y las responsabilidades se hicieron demasiado grandes, él reunió a setenta de los ancianos de Israel, representantes de las doce tribus y el Espíritu de Dios, que estaba sobre Moisés, vino sobre ellos también y empezaron a gobernar con Moisés.

Sin embargo, cuando alguien del pueblo traía un asunto ante uno de los ancianos y se encontraba, que por ser un caso complicado, no lo podían resolver; entonces se llevaba el asunto ante Moisés, él se lo presentaba a Dios y Dios le daba la solución. Invirtiendo el proceso, Moisés les hacia saber la respuesta a los ancianos, quienes a su vez la transmitían al pueblo.

Aarón y el sacerdocio de Leví también estaban bajo la autoridad de Moisés, los cuales supervisaban los aspectos espirituales del pueblo. De esa forma, mientras los ancianos estaban administrando las disputas y diferencias legales y comerciales de la gente, los sacerdotes administraban los aspectos espirituales del pueblo.

Sentimos que esta es la forma de gobierno que Dios desea para su iglesia. Jesucristo es la cabeza del cuerpo, la iglesia. El estableció el “episkopos” u obispo, a quien llamamos pastor, el cual es responsable ante Jesús y tiene la responsabilidad de guiar y dirigir el ministerio de la iglesia local, siendo guiado directamente por Jesucristo.

En algunos casos bajo la autoridad del pastor hay pastores asistentes, los cuales equivalen a los sacerdotes bajo la administración de Moisés. También se tiene una junta de ancianos, quienes discuten y deciden los asuntos de negocios de la iglesia; el gasto de los fondos de la iglesia, la solicitud de ayuda que proviene de varios grupos misioneros y ministerios.

Las reuniones de la junta siempre deben iniciarse con oración. Cuando se presenta una situación en la que debe haber una votación, deben orar aparte antes de votar. Deben pedirle al Señor que les muestre lo que Él quiere que se haga. La dirección del Señor es necesaria en todas las cosas.

Los pastores asistentes supervisan varios aspectos de la iglesia en el sentido espiritual, tales como: Grupos de estudiantes de secundaria, adultos solteros, matrimonios y grupos de interés especial. Cuando ellos enfrentan situaciones que no pueden resolver, deben consultar con el pastor quien al igual que ellos debe estar solicitando el consejo de Dios.

El diagrama siguiente representa el tipo de gobierno que Dios estableció con su nación, Israel. Un diagrama que Calvary Chapel entiende como el equivalente al gobierno de Dios con la iglesia en el Nuevo Testamento.

ANTIGUO TESTAMENTO: GOBIERNO TEOCRÁTICO

NUEVO TESTAMENTO :GOBIERNO DE LA IGLESIA

Si algún miembro de la iglesia recurre a un miembro de la junta para tratar sobre algo que le parece que la iglesia debiera estar haciendo, el asunto se le presenta a la junta de ancianos. Luego de orar, lo discutimos juntos y con frecuencia la junta me pregunta, “¿Chuck, qué crees tú que se debe hacer?” La junta reconoce que Dios me ha llamado a ser el pastor de la iglesia. El que atiende el rebaño.

En Calvary Chapel el pastor no es asalariado.. Hay muchas iglesias que tienen pastor a cambio de un sueldo. La junta lo emplea y puede despedirlo. Es asalariado y totalmente responsable de llevar a cabo los deseos de la junta pues ellos gobiernan la iglesia. Con frecuencia estos hombres son hombres de negocios, no los más espirituales en la iglesia. En este caso la iglesia pasa a ser gobernada por hombres en lugar de ser gobernada por Cristo.

Sin embargo, existen peligros en la forma de gobierno Teocrático. Principalmente porque hay pastores que desobedecen al Señor, cuando nos dice que “…el principal de todos, debe ser servidor de todos”. Hay pastores que han abusado de su posición. No dan cuentas claras de las cuestiones financieras de la iglesia a la junta de ancianos. No buscan el consejo ni guía de la junta antes de tomar decisiones importantes que son de trascendencia para la función de la iglesia. Quieren tener control absoluto.

Cuando se presentan asuntos en nuestra junta, antes de tomar una decisión, invariablemente me preguntan que es lo que pienso respecto al asunto en particular. Respetan el hecho de que Dios me ha llamado, ha edificado este ministerio y me está usando como su instrumento. Muchas veces no opino, y solamente digo: “Amigos, no tengo opinión al respecto, oremos y busquemos la voluntad del Señor”. Yo les dejo que sigan adelante y tomen las decisiones sin ninguna intervención mía.

Otras veces tengo sentimientos muy claros al respecto y los expreso: “Siento que esto es lo que El Señor querría que hiciéramos. He estado orando y realmente creo que esto es lo que Dios quiere que hagamos”. El voto de estos hombres siempre se encamina hacia lo que yo decido pues ellos reconocen la unción de Dios en mi vida. Soy honesto y muy claro con estos hombre. No los manipulo, ni tampoco trato de acaparar el escenario yo solo. Somos muy claros y abiertos en nuestras discusiones y en los asuntos que se presentan. Ellos respetan la integridad y dirección que Dios ha puesto en mi vida, pero sin lugar a dudas el Señor es definitivamente la cabeza del cuerpo de la iglesia. Yo sólo soy un siervo para ejecutar órdenes.

Es importante que exista una junta de ancianos, pero no se debe organizar precipitadamente. Al iniciar una nueva obra, la Biblia dice que no se deben de imponer las manos precipitadamente. Uno debe conocer bien a los hombres que se escojan para ser miembros de la junta o mesa directiva. Cuando estoy buscando miembros para la junta, los busco en la reunión de oración los sábados, son hombres que ha orado conmigo durante años; hombres que buscan el consejo y la dirección de Dios al mismo tiempo que yo busco el consejo y la dirección de Dios. Hombres que son fieles en la reunión de oración los sábados conmigo.

Mencioné que es importante no nombrar la junta precipitadamente. Hay un caso que mencionar para ilustrar este punto: El hombre que está a cargo de la congregación Coreana en nuestra iglesia, es médico. No recibía salario a cambio de su servicio a la congregación Coreana. Él se gana la vida como pediatra y especialista en alergias. Esta congregación estaba creciendo mucho, así que dijeron “Necesitamos nombrar una junta de ancianos para la congregación Coreana”. Así pues, este hombre designó a algunos miembros, me pidió que asistiera al servicio para imponerles las manos y así lo hice. Esa misma semana en la que se les habían impuesto las manos y orado por ellos al ser nombrados como miembros de la junta, llevaron a cabo una reunión en la que le pidieron al pastor que renunciara. Le dijeron lo siguiente: “Renuncie a su práctica como médico o renuncie como pastor. Sentimos que nos hace falta un pastor de tiempo completo y su práctica le está alejando del ministerio”. Él estaba desecho, no sabía que hacer. Me preguntó mi opinión y yo le dije, “despide a la junta de ancianos, Dios te ha llamado para ser el pastor de esa congregación, y no a la junta directiva. Despídelos”. Así, los instituimos una semana y los destituimos a la siguiente. Ese es sólo uno de tantos problemas que pueden presentarse si no se ha orado en verdadera unidad y no se conoce a los hombres que se tienen sirviendo en la junta con usted.

Por otro lado, es necesario que haya una junta de ancianos constituida por hombres en los cuales se pueda depender, para protección del pastor, porque hay decisiones que se van a tomar, que no van a ser aceptadas por todos. Decisiones que crearán divisiones dentro del cuerpo de la iglesia si usted las toma por sí solo.

Hace algunos años años yo era pastor en Tucson, Arizona; donde cada año organizábamos un día de campo en el monte llamado Lemon, el día 4 de julio. Había un área preciosa designada para campamento público en este monte. Tenía cancha de béisbol, de fútbol, baños, etc. Siempre que íbamos jugábamos pelota y luego compartíamos la comida, era una convivencia muy especial.

Cierto hombre que asistía a la iglesia, el tipo de persona hiperquinética y super espiritual. Él y un grupo de personas vinieron a verme. Este hombre era dueño de un terreno de aproximadamente una hectárea de superficie en la parte alta de ese monte y decía que sería bueno hacer el día de campo de la iglesia en su propiedad. Sin embargo, él no tenía instalaciones de agua ni baños. El sugería que pasáramos todo el día en oración allá. “¿No sería mejor pasar el día en oración y esperando en Dios, que llevando a cabo actividades frívolas como el juego de pelota?”. Así, convenció a un grupo de que pasaran un 4 de Julio espiritual. Todos iríamos a su propiedad a orar.

Otros dijeron, “si van a su propiedad, nosotros no vamos. No vamos a permitir que nuestros hijos vayan a un lugar donde no haya baños”. El grupo super espiritual contestó “si van al campamento público, nosotros no vamos pues no vamos a exponer a nuestros niños al relajo de este fin de semana en un lugar así”. Todos vinieron a verme y me dijeron: ¿A dónde vamos a ir? Era una situación difícil. Cualquier opción me iba a dar como resultado un grupo de enemigos. Y les respondí: “Vamos a orar y en la junta de ancianos decidiéramos a dónde iremos”.

Llevamos a cabo la junta y decidieron que no tenía caso ir a un lugar en donde no hubiera instalaciones adecuadas con ciento cincuenta personas. “Iremos al campo público”. A mi me pareció una sabia decisión, pero que fue tomada técnicamente por la junta.

Cuando anuncié lo que la junta había decidido, estas personas super espirituales me llamaron muy molestas. Yo les dije: “Sería emocionante llevar a cabo un día de oración. Debemos planearlo para otra ocasión, pero por el momento, la junta tomó esta decisión”. Como ven, aun así pude servirles. No hubo polarización en contra mía, sino en contra de la junta.

Entonces la junta está allí para la protección del pastor, como un amortiguador, colocado entre usted y la gente cuando se toman decisiones difíciles que no siempre son aceptadas por todos. La junta puede evitar que usted sea alejado de su congregación y le permite seguir ministrándoles. Ella lleva a cabo una función muy importante dentro de la iglesia. Me parece que en cuanto haya hombres que califiquen para ese cargo, se debe nombrar una para que supervise las operaciones y los gastos además de tomar las decisiones necesarias.

En conclusión, creo que Calvary Chapel posee una base bíblica sólida y una comprensión balanceada de la iglesia, una función en el mundo y su dependencia total en la dirección y liderazgo del Espíritu Santo de Dios para su éxito, al fielmente proclamar las buenas nuevas de la cruz de Jesucristo y la esperanza de salvación por medio de Él solamente.

 

"Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y seráprosperada en aquello para que la envié". (Isaías 55:10-11)

 

Pastor Chuck Smith.

Chuck Smith es pastor de “Calvary Chapel” en Costa Mesa, California, una de las iglesias cristianas independientes más grandes en los Estados Unidos de Norteamérica. Fundador del movimiento hacia fines de la década de los 60 y en tan solo 30 años ha propiciado la formación de más de 500 iglesias por todo el mundo.

Es conocido como uno de los grandes expositores de la Biblia. Tiene programas de TV y radio que se transmiten diariamente a través de los Estados Unidos, y otros países de habla inglesa.

 

Artículo reproducido con permiso de Logos Media Group. © 1992 Logos Media Group.  22324 Golden Spring Drive. Diamond Bar, CA 91765-2449 U.S.A.