El Balance

En un sentido general, Calvary Chapel está en el medio del espectro entre el fundamentalismo y el pentecostalismo en la moderna teología protestante. Es un hecho, el porqué creemos que ésta es parte de la razón de por qué Dios ha levantado este ministerio.

El fundamentalismo es la parte del protestantismo que sostiene una interpretación literal de las Escrituras, creyendo que ellas son divinamente inspiradas e infalibles. Por lo tanto lo fundamental de la fe es enfatizado. Aunque los medios de comunicación y la iglesia liberal se burle de los fundamentalistas como retrógradas y tontos, lo cierto es que los fundamentalistas han preservado la integridad de la Palabra de Dios y sostenido las doctrinas esenciales de la fe ortodoxa.
 
El pentecostalismo como un movimiento moderno creció de los avivamientos de la calle Azusa en Los Ángeles al inicio del siglo XX, y fructificó denominaciones que enfatizan la llenura del Espíritu Santo y el ejercicio de los dones espirituales y escriturales del Espíritu que se había quedado dormido en la mayoría de las iglesias. También son criticados por los medios de comunicación y la iglesia liberal como seres fácilmente manejados por sus emociones. El pentecostalismo restauró en la iglesia la importancia de los dones del Espíritu y el poder de Dios en la vida del creyente hoy.
 
Con el devenir de los años, sin embargo, los fundamentalistas, mientras se aferraban a la Palabra de Dios, tendían a volverse rígidos, legalistas y rechazaban los dones espirituales. En forma similar, los pentecostales se volvieron entusiastas y emotivos a expensas de la enseñanza de la Palabra de Dios.
 
Calvary Chapel es el balance entre los dos. En Calvary Chapel nosotros creemos en los dones del Espíritu Santo mencionados en la Biblia, y animamos su uso, pero siempre decentemente y en orden, y con un énfasis primario en la Palabra de Dios a la cual acudimos como nuestra fuente primaria de fe.
 
Déjenme citar al pastor Chuck Smith: “Nosotros creemos en los dones del Espíritu Santo mencionados en las Escrituras y que ellos son válidos hoy día si se ejercitan de acuerdo con la guía de las Escrituras. Nosotros como cristianos, debemos ansiar los mejores dones, buscando usarlos en amor para que todo el Cuerpo de Cristo se edifique. Nosotros creemos que el amor es más importante que la mayoría de los dones espectaculares, y sin amor el ejercicio de los dones espirituales es inútil”.
 
Debido a este balance, los servicios de Calvary Chapel están designados para centrarse alrededor de la enseñanza de la Palabra de Dios versículo por versículo, y servicios especiales después de la reunión son provistos en el que los dones espirituales pueden operar libremente bajo el liderazgo de cristianos maduros. Muchos pentecostales piensan que Calvary Chapel no es lo suficientemente emocional, y muchos de los fundamentalistas piensan que Calvary Chapel es demasiado emocional. Este balance nos indica, en mi opinión, que nosotros estamos donde Dios quiere que estemos.